lunes, 14 de mayo de 2012

Magdalena reportea a Aníbal Fernández y se queja que no puede preguntar

La misma Magdalena Ruíz Guiñazú que anoche apareció pidiendo "derecho a preguntar", ayer mismo salió en una foto que se sacó junto al senador ultraoficialista Aníbal Fernández cuando en la semana le realizó este reportaje que se publicó en el diario opositor Perfil.


¿Quién entiende al "periodismo independiente"?
.

13 comentarios:

Disidente dijo...

Si hubieras visto el informe de Lanata, sabrías que se referían a la falta de veradaderas conferencias de prensa de la presidente.

Un abrazo.

maleari dijo...

Gerardo, porque no aprovechar las conferencias de prensa que ya están institucinalizadas, como las del Jefe de la CABA, por ejemplo, para preguntar?. Porque si en esas no preguntan un joraca, para que quieren más conferencias de prensa?

JP dijo...

A estos muñecos como el dogor Larrata y todos los especímenes que se juntaron a dar lástima por TV, no hay pedazo que les venga bien. Si por esto o lo otro, siempre le encuentran el pelo al huevo y ven nazismo y prepotencia donde solo hay firmeza, mucha coherencia y coraje.
LTA. Saludos peronistas,
JP

ram dijo...

Este disidente es gracioso, supone que uno es tan masoquista como para bancarse un "informe" de sir george from falklands, como si ademàs no se tuviera idea sobre què serà el susodicho "informe".
Claro, ser anti k es entendible, darle bola a ese señor, ya no. ¿Se puede, con un mínimo de honestidad así de chiquitito, suponerle seriedad a este defensor acèrrimo (y empleado) de los mismos pròceres que ayer denostaba?, se puede', don disidente. ¿O la verdad de la milanesa es que cualquier mamarracho sirve si es anti K?
¿Y què demonios es una "conferencia de prensa"?, un piedra libre para que un platero obarrio patee puertas, "indignado"?; y que el pasquín después mienta?
A ver, don disidente, deletree la palabra, "trabajo", asì instruye a sus amados "periodistas" que lo de ellos es eso, trabajo, que no depende de las "conferencia de prensa", sino de fuentes, ideas y convicciones (si las hay, claro) o creen que "la verdad" se encuentra en las "conferencias".
En fin, don disidente que resucita para justificar esta murga de amargos, pobre, muy pobre, ridículo, más bien...

Disidente dijo...

Que decir? Se justifica la ausencia de conferencias de prensa?
Ni una critica, nunca?
En fin. Ser verdaderamente fiel al proyecto, implica criticarlo para mejorarlo.
Un abrazo.

Raul Quevedo dijo...

13.7 de rating es la mejor respuesta. El adefecio de Tinelli dejo en 18.4 . La gente huye del periodismo reduntante que se sostiene asi mismo diciendo siempre las mismas cosas... yo también soy redundante

ram dijo...

Don disidente, sea serio alguna vez, las neuronas por desuso se atrofian, quiérase más y, ya que está, explique cuál es la necesidad, ventaja, maravilla, profundidad de las "conferencias de prensa" con estos mamarrachos.
Mírelos bien, no están a la altura, ni intelectual ni moral, a éste, como a cualquier gobierno, hay miles de críticas para hacerles pero no estos tipos, ¿qué puede hablar de "libertad" el tal joaquín, entregador de personas en la cálida Tucumán de los 70?, ese tipo debería estar en cana o, por lo menos, si la decencia importara, que no se le diera pelota... y temina de comparsa de uno que solía deschavarlo apenas anteayer.
Nadie le pide que se haga K, sólo trate de que no lo estafen, o lo pongan en ridículo...

El Confiado dijo...

Es genial lo de Ram, las conferencias se tienen que dar porque vivimos un país democrático, y porque la gente quiere escuchar a sus gobernantes contestar todo, desde preguntas molestas a preguntas que quizá a uno le parezcan sin sentido. Decir que uno no da conferencias de prensa porque el que pregunta no tiene el nivel intelectual ó moral para preguntar es una reverenda pelotudez, y aparte no es excusa de nada. Las opiniones de Ram son los típicos comentarios del tachero canchero.

ram dijo...

Ni tachero ni canchero, don confiado.
A ver, ya que le preocupa tanto la democracia que implican las sacrosantas conferencias de prensa, dìganos dònde està esa relevancia.
Descalificarme a mí es facilongo, poner por escrito esas declamadas virtudes parece que no, porque nunca las ponen, ni usted ni las demás almas preocupadas por las susodichas conferencias.
Está visto hasta el hartazgo cómo desinforman y tergiversan lo dicho y lo no dicho, ¿qué de distinto puede esperarse de una conferencia?, mi teorìa es que habría largas menciones a la pilcha, si es negra negra o gris oscura, si se pintó más, o menos, si estaba el hijo, o la hija, si estaba "crispada" o "fingía buen humor", si, horror de horrores, se equivocó en una palabra y, ...claro, las preguntas, si le va a llevar puchos a Boudou cuando vaya en cana por el divorcio de ciccone (o era el gerente?), si la Cámpora va a asesinar algún periodista hoy, si què opina que la prensa ahora "descubre" que obama es puto, que el "horrible" spot malvinero y los pobrecitos kelpers ofendidos (y sin bananas pa'l postre, culpa del "bloqueo" que Ella ordenó).... lindo paisaje, que también incluiría a majulito preguntando por "la pauta", a nelsito castro que da un suspiro y se desmaya, magdalena con espuma (color blanco cheto, eso sí) en su operadita trucha retadora, moralito solá prometiendo "muertos" (como si no tuviera unos cuantos en la conciencia), ah!, y el divino de obarrio pateando puertas.
No hay como la prensa seria e independiente - y las conferencias - para mantener bien informada a la gil...., digo, la ciudadanía que los desvela - especialmente el 54% que votamos a la yegua ésa, no?
Ya sabe, don confiado, serían más confiables sus "argumentos" si los fundamentara en algo tangible y no en el humo de sir george from falklands (para usted, lanata).
De la democracia no se preocupe, goza de buena salud, tanta mala leche y estupidez que anda por ahí y que no se "reprime" es el mejor certificado de buena salud (nunca una, o mil, "conferencias").
Y no se olvide de recordarnos el próximo capítulo de la novela, la "reunión de gabinete".

wal.ren dijo...

En realidad no son periodistas; son figuretis.
Necesitan las conferencias de prensa para figurar, como bien recuerda Ram el berrinche del niño obarrio.
Sin contar cuando Cristina les paso el trapo en la conferencia de prensa de agosto del 2009 en el periodo mas debil de todos los años que goberno.

wal

Ladislao dijo...

Coincido con Ram, parece que algunos fijan como un principio que las conferencias de prensa son un valor democrático.

En realidad no es así. Lo que es un valor democrático y equivalente a un principio, porque está amparado constitucionalmente, es la libertad de expresión.

Y la libertad de expresión y el derecho a la información es de la ciudadanía, no una exclusividad de los periodistas.

Los periodistas han sido formados en general como si fuera una obligación del resto del mundo responder preguntas, SUS preguntas. Só pena de que quien no las responda es condenado a ser culpable de algo, o que está ocultando algo. Eso no es así.

Las conferencias de prensa, y las preguntas en ella, son una HERRAMIENTA posible y no necesaria para la sociedad, por más que les facilite el trabajo a los periodistas.

Las conferencias no son una obligación legal y personalmente las veo como un mero show (que les permite luego deformar y recortar a gusto, como con Obarrio) mientras que el acceso a la información pública sí es una obligación democrática y legal.

Ladislao dijo...

Más aún, lo que queda claro es que esa troupe de "periodistas" no quieren realmente preguntar, no es el planteo. Porque además lo hacen todos los días, en forma real o retórica.

No. Lo que quieren en realidad es por un lado obtener más "cara a cara" y por el otro poder imponer el ritmo, montar el show adecuado a sus intereses. Como hicieron con Randazzo mediante Obarrio.

Si quien tiene derecho a la información es la ciudadanía, la conferencia de prensa es un elemento donde el emisor es el funcionario. Forzar que el emisor sea el periodista de acuerdo a sus intereses invierte los términos y es contraproducente a los efectos de TRANSMITIR la información a la población, de acuerdo a SU derecho.

Y por otro lado, es de perogrullo que los periodistas están manteniendo bien arriba sus derechos a CUESTIONAR lo que quieran. Lo hacen diariamente, incluso mintiendo descaradamente y no sólo nadie se los impide sino que este gobierno remueve el aspecto penal de calumnias e injurias.

Ladislao dijo...

Además creo que hay que evaluarlo históricamente. Si me lo permite Gerardo, copio un comentario que hice en otro lado.

Pero vamos a una cuestión concreta con los Kirchner. Ellos llegan a un lugar nacional evaluando claramente y en forma explícita que la política estaba degradada, que la autoridad presidencial había caído a límites increíbles, que los espacios públicos y la relevancia de la discusión pública estaba en las vedettes periodísticas, que los diarios se creían con derecho de imponer la política y que estaban por sobre la política, por sobre los votos y la voluntad popular. Y que la opinión pública era la opinión publicada, como revelación divina bajada de la voluntad de un editor. Accionan en consecuencia, promueven la política y la autoridad presidencial. Entre otras cosas, un entrevistador o un conductor televisivo, ni siquiera un periodista puede hablar de igual a igual con el Presidente de la Nación elegido por el voto popular. Evalúan además que los medios imponen la agenda y eso hay que cambiarlo o morigerarlo, que los medios concentrados les pretenden imponer la política económica y la exterior, bah, toda acción de gobierno en concreto. ¿Qué hacen? De la encerrona laberíntica no salen por arriba... derriban el muro. Eso para tener contexto porque si no todo se vuelve etéreo.

Seguramente entre las evaluaciones que debieron realizar, estaba que el show mediático impediría reconstruir la autoridad presidencial. ¿Cómo hacerlo con un Tinelli, con CQC preguntando para la chacota, con un periodista de La Nación que lo que busca es sacarte para imponer los puntos de Escribano? Si dan conferencias tendrán que limitar quién entra... eso es discriminación y sería autoritario. Y si dan una conferencia con preguntas resulta que luego en los canales de TV recortan la misma y pasan sólo lo que les conviene, dando vuelta el sentido de las expresiones... (¿o no es lo que le pasó a Randazo?) Entonces se preguntan: ¿hay obligación de dar conferencias? En qué parte de la ley está?. Si, ya sabemos que la prensa, la libertad, el apostolado del periodismo como abanderado de las libertades bregando por la libertad de la ciudadanía... sí, sí, ¿pero es obligatorio? La respuesta es NO.
Encima hicieron seguramente un relevamiento histórico y comprobaron que con conferencias de prensa, con preguntas bien respondidas o sin ellas, los periodistas de todas formas escriben y dicen lo que se les canta, en muchos casos sin el mínimo rigor profesional ni honestidad intelectual. Pues bien, está dado de suyo que no se puede impedir que lo hagan, pero al menos podemos no sumarnos al show de la mentira y la opereta. Conclusión: No hay conferencia para nadie ni off the record de nadie. Y al final termina pasando que igual los periodistas más notorios (que no notables) igual escriben como si tuvieran esas fuentes.... llegando al paroxismo de la estupidez. Y con el tiempo esa estupidez majuliana y torpe se naturaliza, porque los periodistas se leen entre sí además, se creen su propio microclima y van reproduciendo las pavadas que los otros dicen y una estupidez termina rebotando por 300 medios más allá de los propios del Grupo Clarín, y la población también se termina acostumbrando. Hasta que les cae la ficha. Y cuando cae, resulta pesada. Y no se le cree más. (Me consta de amigos bien antikirchneristas que dejaron de comprar no sólo Perfil sino Clarín y más tarde La Nación). Uno se deja estafar una, dos, tres, pero cuando repite una estupidez en varias reuniones y se le ríen en la cara, algo se empieza a replantear y sucede que al menos se empieza a leer con desconfianza.

Saludos

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta