martes, 10 de enero de 2012

Cristina no tiene derecho a ser feliz


No hay paz. Todo lo que haga Cristina o todo lo que le pase deberá ser ensuciado, puesto bajo sospecha, enturbiado. La alegría de un pueblo porque su presidenta tuvo la suerte de que el el tumor que le extirparon no fuera cancerígeno debe ser atacada desde el primer minuto, es como esas marcas personales que al habilidoso lo tocan, lo empujan, lo mueven sin cometer algo que pueda ser catalogado como falta pero que lo molesta y hace que reciba la pelota en situación incómoda y deba entregarla también desde una posición no deseada. Pero por sobre todo, en este accionar de algunos medios como Clarín se respira un odio visceral que a los que no vivimos los años del primer peronismo nos sirve para percibir ese odio sin límites, el odio de las clases dominantes, el odio que celebró el cáncer de Evita, el odio que luego tocó bocinas en la mañana del 27 de octubre de 2010 y que el sábado pasado puteó para adentro porque nuestra presidenta no tenía cáncer.

Los sectores populares no son tan jodidos, su odio no llega a niveles de tamaña mendacidad. hay que aprender de estas lecciones. Mejor dicho: Hay que seguir aprendiendo porque en este contexto sin paz y sin límites nadie sabe lo que pueden hacer dentro de cinco minutos.

Todo es política y todo lo que le pase al presidente de un país será politizado. Es así y uno lo admite como algo dado, como que el sol sale por el este y se oculta en el oeste. Todo lo que le pase a la presidenta será público y materia opinable, está bien. Lo que no parece estar bien es la persistencia de esta lógica de la demonización constante que nos hace llegar hasta el extremo de meterse con un hecho grave como es la salud de la presidenta. Porque en esta lógica, todo lo suceda será criticado: Las cosas buenas pasan porque pasan, por casualidad, el resto es culpa del gobierno, incluso si algo sale bien hasta en términos de probabilidad será cuestionado. A Cristina todo lo que le suceda en términos personales tiene que salirle mal; Cristina no tiene derecho a no tener cáncer; Cristina no tiene derecho a que le salga una bien; Cristina no tiene derecho a ser feliz.
.


6 comentarios:

Martin Valacco dijo...

El vaso medio lleno, Gerardo, es que ese odio genera un amor proporcional en aquellos que no comulgamos con dichos sectores oligarquicos.

Daniel dijo...

Mirá quien hable de "resentimiento". Justamente. Lo tienen metido hasta la médula.

eduardo j. dijo...

el fundamento del odio de los medios y las corpos es no haber podido doblarle el brazo al gobierno.Las clases medias como siempre ,se alinearon con el campo aleccionados por los medios..El juicio a los genocidas le pegó a los conservadores y procesistas..El ultra consumo le duele a muchos..A la izquierda ver que hay medidas que les impide llegar a los de abajo..La plataforma 2012 es una respuesta gorila de izquierda ,critica una forma de gobernar única ,la que hizo posible transformaciones,estos buenos muchachos se contentan con ser el ala rebelde de La Nación ,como Dondita,ahora..Ayer colapsó el sistema energético,claro ,si hay millones de gente con laburo más,3 millones de personas que algo ligaron del ANSES..Centenares de miles de empresas y empresitas que resucitaron..Todo con un sistema de distribución privado QUE NO INVIRTIÓ..de cuerdo a la tremenda generación..hay que retornara a SEGBA en Buenos Aires y CABA..ADEMÁS HAY MALA LECHE DE LOS DISTRIBUIDORES QUE ATENTAN PARA LOGRAR MEJORES TARIFAS..Si esto hubiera ocurrido en 2000, por seis meses no teníamos energía..La otra horrible es la clase media pidiendo que no llueva para que todo se vaya al carAjo,eso ES un VIVA EL CÁNCER..

HORACIO FONTOVA dijo...

Sólo logran mostrar un lamentable vacío de espíritu. Están muy, pero muy mal.
Abrazo!

susana dijo...

Binner tiene doble discurso con respecto a la enfermedad, pobre¡¡ hasta ese don tiene cristina de desenmascarar a todo el mundo.

matias dijo...

Matias:Avisen a Nelson Castro que, el despacho del vice está en REFACCIÓN,que no sea tan ignorante.-

Entrada destacada

LA FOTO QUE TANTO NOS GUSTÓ NOS TIENE QUE GUIAR