martes, 11 de octubre de 2011

La escuela pública porteña ¿Qué hacer?



La escuela pública en la ciudad de Buenos Aires tiene problemas que en su mayoría se deben a políticas de abandono desplegadas durante años. El sistema ha resistido generando su propia lógica y también, como siempre sucede en estos casos, algunos costados negativos. El tema es quién habrá de liderar el tratamiento de estos problemas y quién tendrá mayor capacidad de obtener el apoyo mayoritario de la sociedad.

Reconocer que hay problemas en la escuela pública debería ser el primer paso de un proyecto político que apunte a fomentarla y fortalecerla, el segundo tendría que ser la admisión de que el macrismo viene con los tapones de punta y encaramado nada menos que en un respaldo electoral fabuloso y que, por lo tanto, si desde los propios sindicatos docentes no se mueven las piezas con mucha sutileza perderán la batalla y por goleada. Macri no va a decir que detesta la escuela pública. Va a mentir lo contrario mientras la desfinancia y la transforma en un servicio de baja calidad para los sectores de escasos recursos. Pero el avance, además, vendrá montado sobre los evidentes agujeros negros que hoy por hoy tiene el sistema. Vendrá por los excesos de una minoría que abusa de las conquistas, por ejemplo en el uso de licencias; vendrá por los casos excepcionales que en su lógica discursiva se presentarán como la media, como lo normal. Y ante eso la respuesta no puede ser el paro, que entre otras cosas amontona a los padres en la vereda discursiva del macrismo.

La escuela pública está en problemas, entre otras cosas porque la gran mayoría de los que la usan la detestan y desearían estar en una privada. No somos mayoría los que la queremos y bancamos desde una postura político-ideológica, no nos confundamos. La gran mayoría manda a los pibes a la pública porque es gratis, así de simple, pero sin amor, sin poesía, sin relato.

Y el macrismo sabe que esto es así y por eso va a avanzar como lo viene haciendo desde diciembre de 2007, y nuestra respuesta no puede ser un discurso vacío que le habla a nadie y que defiende un sistema que está pinchado. Hay que tener la capacidad para realizar un diagnóstico preciso de cómo está la escuela pública hoy en la realidad concreta del año 2011 y trabajar desde ahí en la búsqueda de soluciones que mejoren el actual estado de cosas pero desde una visión favorable pues de lo contrario el macrismo magnificará los aspectos críticos y avanzará con una política de achicamiento que es lo que persigue desde lo ideológico.


9 comentarios:

ClaudioJ dijo...

Pregunta Gerardo, los legisladores del FPV, le van a dar los votos al macrismo para sacar el presupuesto 2012 con el aumento del ABL?, también se los van a dar en la reforma de las juntas calificadoras?, porque ya les dieron ayuda por acción u omisión en la aprobación del endeudamiento y la ampliación y redirecionamiento de las partidas.
Y ahora aparece la negociación de cargos en el banco ciudad, la auditoria y el consejo de la magistratura por el voto en el presupuesto + abl.
Saludos

Barullo dijo...

¿Qué le pasó al diseño del blog? ¿Le estás copiando a Lucas Carrasco o es una movida general entre los blogs K?

ram dijo...

Mi impresión, lejana a la capital, es que si quien manda a sus hijos a la pública es "porque es gratis" (que comparto) hay un par de modos de encarar el tema que hasta ahora han hecho mucho más daño que beneficio.
El primero es la huelga, el abuso de la huelga - que los docentes tienen derecho a hacerla tienen, pero ese derecho se les achica, y mucho, al complicarle, y mucho, las cosas a los chicos y a sus padres. Es natural que ante un panorama de pérdida de días de clase, la opción por la privada se potencie. Creo que ese es posiblemente el mejor argumento para vender la escuela privada: los chicos tienen clases sí o sí (si es correcto o incorrecto, si manijeado o no, no importa tanto si por lo que se ve, funciona así.)
Otro tema es el de la gratuidad, en general percibo que el enfoque que hay es a los modos macristas de hacer moco la escuela pública (y ahí también entra la "ayudita" que le dan los paros y tomas), se identifica al malo y se bate el parche de las maldades que hace o quiere hacer.
Y ahí, me parece, que no se le da bola a lo central - ¿lagente usa la pública por gratuita, no? - bueno, si no le interesa esa escuela por buena, que le interese por lo que le significa en guita que no gasta - ¿Qué les va a pasar cuando macri finalmente la haga moco? - Va a tener que pagar en la privada, no?; barata no es y llena de negritos y mestizos venidos a menos va a ser más cara, más dificil de conseguir y como no va a tener ningún control va a ser una porquería como todo lo que dependa del señorito.
La escuela pública, hablando en serio, debe ser planteada desde su característica principal: ES GRATIS y además le están metiendo mucha plata (menos macri).
No se trata de volver a los papás seres altruistas y comprometidos con el destino general, sino avivar un poco a los giles respecto a los espejitos, los globitos de colores y las idílicas imágenes del reciente papá. La escuela pública ES NEGOCIO para el bolsillo del público.

Gerardo Fernández dijo...

Barullo: Le estoy copiando a Lucas Carrasco

Carlos G. dijo...

Voy a decir un disparate.
Yo creo que la única salida es la nacionalización de la escuela pública.
No veo que haya forma de que el macrismo genere políticas tendientes al mejoramiento de la misma.
No está en su naturaleza.
La escuela pública primaria y secundaria debe volver a ser nacional, que es, además, una excelente forma de evitar las diferencias económicas regionales.

Barullo dijo...

Es una lástima que no se vea la foto de fondo...

Flavia dijo...

El problema no sólo es su gratuidad sino los contenidos curriculares y el qué y cómo se les enseña a los dulces parvulitos. Las lógicas de un estado se ven reflejadas en los contenidos de esudio y si sigue avanzando este proceso, tendremos la mirada neoliberal con su lógica de mercado desde el tierno jardín.
Que en sí no está mal si somos democráticos pero, la elección de libros, manuales y temas del día son más importantes que su costo mensual.

Flavia dijo...

El problema no sólo es su gratuidad sino los contenidos curriculares y el qué y cómo se les enseña a los dulces parvulitos. Las lógicas de un estado se ven reflejadas en los contenidos de esudio y si sigue avanzando este proceso, tendremos la mirada neoliberal con su lógica de mercado desde el tierno jardín.
Que en sí no está mal si somos democráticos pero, la elección de libros, manuales y temas del día son más importantes que su costo mensual.

Belanix dijo...

las personas tienden a ver a la escuela (pública o privada) como un depósito de chicos. Frente a eso, la escuela privada por lo menos le asegura menos huelgas. Porque el desinterés por la escuela es el mismo [yo pago la cuota no me vengas con problemas] Y esto es transversal a todas las clases sociales. Una empleada doméstica que venía a casa hace unos años mandaba a sus hijos a una escuela parroquial. No porque fuera religiosa. Era la escuela privada que podía pagar que le garantizaba cuidarle los chicos mientras ella salía a trabajar.
pd. qué le hiciste al blog!!??

Entrada destacada

Carta Abierta a Carta Abierta