jueves, 9 de septiembre de 2010

6 - 2 - 0

Escribe Raúl Degrossi



Seis (6) meses pasaron desde aquel 1º de marzo en que la oposición del autodenominado "Grupo A" tomó por asalto las comisiones del Senado, completando así el control del Congreso que iniciara con las comisiones de Diputados el 3 de diciembre del año pasado.

Entre las muchas cosas que se dijeron (desde los medios y la oposición, mejor aun, desde los medios, que son la oposición, y la oposición, que vive en los medios), estaba que entraríamos en una espiral cada vez mayor de autoritarismo del gobierno de Cristina, que gobernaría a puro DNU y veto de las leyes sancionadas por el Congreso opositor (la famosa "vetocracia")

Dos (2) DNU dictó desde entonces la presidenta: uno el 3 de mayo (el 615) para declarar feriado nacional el 24 de mayo y facilitar los festejos populares por el Bicentenario, y otro el 28 de junio (el 919) para modificar la Ley de Ministerios creando el Ministerio de Turismo.

O sea, una dictadura fiestera y turística digamos.

Cero (0) vetos presidenciales hubo desde entonces.

Claro que para eso Cristina se vio favorecida por una oscura cláusula de la Constitución Nacional, contenida en su artículo 80: la que exige que, para que el Ejecutivo vete una ley que no le guste, primero es necesario (imprescindible diría yo) que el Congreso la sancione.

3 comentarios:

MC dijo...

Muy esclarecedor lo suyo.
Simple y llanamente, la presi actúa de acuerdo a las normas vigentes y sigue p´alante. La Oposición S.R.L. quiere inventar gatos con mas de cuatro patas pero no se ponen de acuerdo sobre cuantas más.

Anónimo dijo...

pero como, y la calidad institucional?
y estar aislados del mundo?
y el apriete a la prensa?
y candela?
y la moto?...

Diego

Columna Norte dijo...

Afortunadamente para todo el pueblo, no han conseguido sancionar ninguna ley opositora al momento, aún considerando el grotesca apoyo de las corporaciónes.
Un saludo,
Ikal

Entrada destacada

Reivindicación del Chango Farías Gómez