A propósito de Mundstock y ciertas giladas


A propósito del fallecimiento de Marcos Mundstock volvió a aflorar esa actitud mediocre de refutar a un artista por sus posiciones políticas. Tengo para mí que en su gran mayoría quienes entran en ese juego conocen poco y nada de la obra de Les Luthiers y del rol de Mundstock en ella, pero el meollo del asunto también está en ciertas gentes que no tienen instalado el divisor de una cosa y otra en su cabeza, son los que desprecian a un músico fabuloso como Paquito D'Rivera por sus posiciones políticas anticastristas, son los que por lo bajo siguen impugnando a Astor Piazzolla por su antiperonismo y así, la lista sería infinita. A toda esa caterva monofónica hay que recordarles aquella máxima de Panigassi "Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa". Escribo estas líneas desde las antípodas del pensamiento político de Marcos Mundstock, pero lo hago agradeciendo todo lo que aprendí gracias a su obra. Porque todavía recuerdo cuando en Tres Lomas, allá por 1979/80 salíamos a boludear en el auto por las noches, dando innumerables vueltas cagándonos de risa con Les Luthiers, cada noche descubríamos un nuevo sentido a cada obra porque nos enseñó a indagar en nuestra política y en nuestra historia, si la verdad es que aún hoy sigo descubriendo cositas nuevas en sus obras de 30 años atrás. Me recuerdo con Griyo, con Alfredo Balbín y algún otro compinche en aquellas desoladas madrugadas, cagándonos de risa con Mastropiero que nunca y Les Luthiers hacen muchas gracias de nada. Soy de la generación que creció gracias en parte a este grupo y a la línea que bajaba en el entrelíneas de sus discos pero por otra parte ¿Hemos dejado de compartir buenos momentos con amigos que eligieron otra posición política? No me encuentro en ese equipo. Sí se han generado enfrentamientos y discusiones obvias ¡Gracias a Dios! pero repito "una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa".
Alguna vez cada uno de nosotros deberá admitir a cuántos que están del mismo lado del mostrador no los soportan, en mi caso hay como para hacer dulce y no por ello salgo a practicar un falso militantismo de red social desde el cálido ambiente de mi hogar, sentado orondamente frente a la PC. No flaco, eso no es militancia, pero ese es otro tema.
Rescatémonos a nosotros, dejemos de ser tan imberbes, o tan giles, o tan nabos, o tan pelotudos a cuerda porque el país no se construye discutiendo lo que una vez dijo tal o cual en tal programa sino evaluando su obra, y la de Mundstock no se hizo en la mesa de Mirtha sino en 50 años de humor inteligente pensado para todos quienes coincidieran tan un solo punto, en el no a la idiotez.

Comentarios

Hugo PRESMAN dijo…
Totalmente de acuerdo. Un escritor notable como Vargas Llosa,
sería absurdo no leerlo por sus posiciones
Políticas
Un abrazo
Hugo Presman
Frodo dijo…
Excelentes palabras.
Si empiezo a filtrar artistas, amigos o familiares por su posición política. Me quedo en casa solo, escuchando al Indio Solari y mandándole mensajes a mi amigo Gonzalo.

Bueno, tal vez exageré. Pero estoy con cada uno de los párrafos que esgrimiste

Abrazos

eduardo j. dijo…
pero claro,hay algunos como yo que lo detestan,pero de puro cabeza dura,cómo no voy a netender que el sr Mundstock era un artista en lo de lanata junto a Fátima burlandose de CFK...que poco republicano soy!!!

Entradas más populares de este blog

Entre esos tipos y yo hay algo personal

El macrismo es algo muchísimo más grave grave que Mauricio.

El pelotudo argentino