miércoles, 22 de agosto de 2018

INTRATABLES FRENTE AL CONGRESO

La escena de La Plata fue previsible, gremios movilizados contra los despidos y un Estado que reprime con una intensidad pocas veces vista en los últimos tiempos. A metros de la humareda y el griterío la memoria llora en la despedida de Chicha Mariani, como si alguien se hubiera tomado el trabajo de guionar este 21 de agosto amargo en la ciudad de La Plata y que a uno le recuerda amargamente que figuras como Chicha se van yendo una a una y que dentro de poco nos quedaremos solos. A unos pocos kilómetros de ahí la Plaza de los Dos Congresos comienza a poblarse lentamente y con el paso de unas horas la concentración contra Cristina será importante, más de lo que se podía esperar y lo suficiente numerosa como para que la patria mediática instale la noción de que acá se acabó la joda porque el pueblo exige cárcel para todos los corruptos. El pedido es uniforme: desafuero inmediato para la ex jefa de Estado y que enfrente a la justicia como cualquier hijo de vecino. Socialmente la presencia más fuerte es la de la parte de abajo de la clase media aunque se percibe una fuerte movilización de clase media típica desde distritos como 25 de Mayo, Luján, etc que enaltece levemente la juntada. No es novedoso el video de esta concentración pero llama la atención su audio o si se quiere la profundización de un sonido que viene de lo profundo de ese país que movido por la aversión al pasado reciente está dispuesto a masticar el freno del ajuste, entre otras cosas, porque le quedan recursos de donde aferrarse todavía.

"La quiero ver presa, en la cárcel, lavándose los calzones como hace cualquiera" dice una vecina exaltada ¿Como hace cualquiera? se pregunta uno, televidente por un rato de A24 que pone móviles entre la multitud para amplificar el estado de ánimo preponderante que esa vecina ya instaló con una imagen irrefutable. La quieren en el patio de San Onofre al lado de Diosito..."Te queremos Feimann te queremos" explota el coro predominantemente femenino como respuesta al "Vamos Feimann, carajo" que cual grito de guerra lanza otra señora con los ojos enfurecidos por el ambiente de gesta que se siente protagonizando. El conductor agradece tanto halago, la siembra constante de odio irracional que tarde a tarde realiza recoge en jornadas como esta su cosecha de fans, seguro que mayor a la imaginada. "Ninguno tiene que quedar acá, tienen que desaparecer todos los traidores" grita otra señora y se escucha de fondo un masivo canto de repulsa al senador Pichetto. Cómo será el ambiente que al movilero le surge como reflejo ese discurso trillado referido a que senadores debe haber porque vivimos en democracia... Otro dice que llegó a la plaza para pedir por la Extinción de Dominio y recuperar la plata robada. Se percibe una fuerte presencia de audiencia movilizada a juzgar por las manifestaciones, una suerte de payada donde la rima cotidiana de Feimann es respondida por los movilizados en cada intervención. Campea la indignación porque "esta señora siga atornillada a su banca sólo por ser senadora. Si no fuera senadora estaría presa como cualquier ciudadano de a pie" dice otro movilizado mientras todos coinciden en celebrar que no hay banderas partidarias porque "todos tenemos que ponernos la celeste y blanca para decir nunca más". El mensaje es claro, estamos presenciando una movilización absolutamente unificada en contra de la senadora Cristina Fernández de Kirchner, señalada a cada rato, insultada de arriba abajo y más que nada por las mujeres. Por ahí uno saca la SUBE y todos los que están enfocados por la cámara muestran cada uno su tarjeta. Es la misma audiencia que fue taladrada años atrás con el cantito de que sería un instrumento de recontraespionaje para perseguir a los argentinos... Empuñan la SUBE al grito de "Así vinimos, sin colectivos, cada uno por la suya porque no nos arrea nadie" en un claro posicionamiento contrario a las movilizaciones convencionales((aunque luego empiecen a circular vídeos mostrando que muchos llegaron en colectivos especialmente fletados para ocasión) Es, vale repetirlo, una movilización con fortísima preeminencia de audiencia de América TV, si hubiera convocado Intratables probablemente hubieran asistido las mismas personas con exactos postulados y consignas.

Presenciando el espectáculo se puede ratificar una vez más lo importante que es la figura de Cristina Fernández para el macrismo mientras por esas horas en todos los medios hacen dulce con las condiciones que la senadora puso para acceder a que inspeccionen sus domicilios. Las reacciones adversas que su figura genera bastan y sobran -creen en las oficinas de Peña- para legitimar un gobierno sin gestión, salvo lo referido a la transferencia de recursos a favor de los sectores más acomodados de la sociedad. El sujeto macrista movilizado tiene algunas características para remarcar, por empezar no se reconoce como tal y en toda su expresión pública se muestra como la antítesis del manual del movilizado. Cuando un sector presiente que será tomado por una cámara de TV cambian instantáneamente los rictus y a esa señora que estaba conversando amablemente con otra de sopetón le surge la cara de "ciudadanaquepaga susimpuestosmuyindignadaconloqueserobaron"
Es un público dispuesto a llevar en andas a Patricia Bullrich con todo lo que ello implica en términos de mensaje político.

Ya llegarán las interpretaciones sesudas y el análisis sociopolítico de una jornada que seguirá teniendo ecos porque así lo impone la realidad de estas horas. Un hecho es incontrastable: en el audio de la movilización de ayer la raíz de los problemas nacionales está en "la década ganada" y es tan fuerte su volumen que tapa todas las demás consideraciones. No se piensa en ese entramado cuasi mafioso entre política y construcción, incluso algunos piden que se investigue hasta 1983, ignorando que si se lo hiciera muchos se quedarían sin boleta en el cuarto oscuro. Por supuesto han olvidado que hace ya dos años es la mismísma ex presidenta la que viene solicitando una revisión a fondo de toda la obra pública gestionada durante su propio gobierno, es que quizás no fue escuchada.

La movilización de ayer fue importante, incluso superando las estimaciones hasta de los propios organizadores. Una convocatoria que funda su apoyo al gobierno a través de la diatriba anti cristinista. Aquél concepto acuñado por Martín Rodríguez de "oposición de la oposición" campeó fuerte en la Plaza de los Dos Congresos. Hay una parte de los argentinos que sigue respirándose opositora, si hasta da la impresión que ese lugar le resulta más cómodo, porque desde ahí la culpa de todo la tiene el que se fue, aunque hayan pasado ya casi tres años.

La trama urdida por don Jaime volvió a mostrarse muy efectiva.

3 comentarios:

julia carmona dijo...

https://www.pagina12.com.ar/136849-un-dialogo-con-los-duenos-del-circo

https://www.pagina12.com.ar/136862-para-hacerlo-astillas

Walter dijo...

pasaron 3 años, pero de un superavit del 3% del PBI con que asumio NK, CFK abandono (porque si se acuerdan no hizo transicion del traspaso) el gobierno con un deficit del 6% del PBI. Siendo que en los 12 años de la administración se recaudaron 104.000 millones de dolares por retenciones al agro

julia carmona dijo...

¿de q superavit estaría hablando sr walter?
no sería superavit de papelitos?
https://es.wikipedia.org/wiki/Bono_Patac%C3%B3n

Entrada destacada

Ginóbili y Maradona